CCD

CENTROS CLANDESTINOS DE DETENCIÓN (CCD)

Introducción

Colegio de Martilleros
La Departamental
“El Marinero”
Infantería de la Policía
Comisaría nº32
Dependencias del Ejército
Sanidad de la Policía
Radio Municipal
S
eccional 8 de la Policía de Mendoza


 El departamento de San Rafael perteneció entre los años 1976- 1983 a la zona militar número 3 correspondiente al 3° Cuerpo del ejército con sede en Córdoba y jurisdicción sobre el centro y noroeste argentino bajo el mando del General Benjamín Menéndez, esta es la razón por la cual él mismo se encuentra como imputado en el 2do. juicio en San Rafael.

Esta zona se encontraba bajo sus órdenes, la  sub zona 33 ocupaba todo el noroeste del 3° Cuerpo dividido en áreas,Mendoza, San Juan y San Luís correspondían a la división 331/33.

En los departamentos del sur mendocino, San Rafael, General Alvear y Malargüe quedaban adscriptos en el orden jerárquico bajo la numeración 3316 a cargo del Mayor Luís Faustino Suárez (alias Colorado), ya fallecido. Instaló su despacho en la ciudad de San Rafael en la Cámara del Crimen de la Segunda Circunscripción Judicial. Esto demuestra la complicidad civil, específicamente la del sector judicial, para poder implementar el terrorismo de estado en el sur mendocino.

Desde 1974 ya se usaban algunas comisarías como lugares de detención clandestinos ; fue en 1976 (desde Febrero ) que se comenzó a tejer una red de CCD, bajo, la dirección de las  FFAA con la colaboración local de la policía.

En los mismos se practicó la tortura sistemática (física y psicológica), la apropiación de bienes materiales, la violación de los secuestrados/das, la desaparición forzosa de personas esto posible por el terror sembrado en lo comunidad y la falta total de escrúpulos y la impunidad de las fuerzas conjuntas.

Según los testimonios de víctimas y familiares hasta el primer juicio de lesa humanidad (Julio 2010) se pueden definir la ubicación de los siguientes Centros Clandestinos de Detención (CCD) en San Rafael.

 

COLEGIO DE MARTILLEROS      Volver
(Palacio de Tribunales, Cámara del Crimen de la Segunda Circunscripción Judicial)

Ubicado en calle Emilio Civit 257, el CCD funcionó en la parte conocida (en esa época) como Colegio de Martilleros”. Abarcó los calabozos localizados en el sótano, que a la vez se conectaban con el cuerpo de bomberos con domicilio en la calle Independencia.

El centro contaba con tres calabozos, dos de aproximadamente 4X4m, con pequeños tragaluces en la parte superior (alrededor de 4m de alto), el otro mucho menor de 2x2x4m. Se calcula, según los testimonios, que por dicho centro habrían pasado alrededor de 100-150 detenidos-desaparecidos a lo largo del periodo, 1976-1983.

“(…) después me detuvieron en el palacio de tribunales, donde nosotros le llamábamos Colegio de Martilleros, en la parte de atrás que se conecta con bomberos, ahí estuvimos unos meses […] yo estuve detenido en tribunales, más o menos cuatro meses (…)” TESTIMONIO DEL SEÑOR HÉCTOR MASSINI

 

“Me llevaron directamente a la departamental, que estaba donde está tribunales […] estuve como cinco meses, después estuve un mes y pico en el hospital (…)”
“(…) Yo estaba con Ortemberg, a él se lo llevaron, le dicen que sale libre y me da un abrazo y me dice ‘fuerza viejo, ya vas a salir libre vos como salgo yo’. A él lo mataron.” TESTIMONIO DEL SEÑOR HÉCTOR DAUVERGNE

 

“Nosotros cuando llegamos a Tribunales ya ahí nos unieron con el ex gobernador  Martínez Baca (…) nos alojaron en los calabozos de Tribunales (…)”
“A Ozorio lo sacaron del lado nuestro y lo hicieron dormir en otro lugar y después nosotros no lo volvimos a ver más, nos enteramos que llegó a la departamental y de ahí desaparece.” TESTIMONIO DEL SEÑOR ROBERTO LÓPEZ

 

LA DEPARTAMENTAL

Ubicado en Maza, entre Las Heras y Emilio Civit, entrada que se encuentra actualmente señalizada con dos placas, una donada por el Pte. Néstor Kirchner y otra colocada por la Corte Suprema de Justicia Provincial, en homenaje de los detenidos/desaparecidos del sur mendocino.

 

“EL MARINERO”      Volver
(Posteriormente bodega Pico de Oro)

Ubicada en la calle Urquiza entre Saavedra y Castelli. mEn dicho establecimiento funcionaba el SIDE y además se montó un CCD en los piletones de cemento situados en el fondo de sus dependencias.

“Un día tuvo problemas [se refiere a su hermano] con unos por allá, y quedaron presos. Y después de ahí lo trasladaron. Y lo trasladaron ahí donde está Pico de Oro. Ahí, dice que adentro de las piletas los tenían a todos, ahí, y ahí desapareció.” TESTIMONIO DEL SEÑOR CARLOS BERÓN LLANO, Hermano del sr. Guillermo Berón Llano desaparecido nº de Legajo 5807.

      “Otro centro que había es en la bodega Garvin o Pico de Oro que en esa época era Marinero”. TESTIMONIO DEL SEÑOR HÉCTOR MASSINI.

INFANTERIA DE LA POLICÍA:      Volver

Ubicado en las calles Deoclesio García, Patricias Mendocinas y Maza.

Abarcaba una superficie amplia, totalmente rodeada por un muro de ladrillos de 2m de alto, con alambrado simple y de púas en su parte superior. Esto la hacía muy segura contra cualquier intento de fuga o penetración desde el exterior.

Para el proceso de selección de detenidos se montaron en sus dependencias una serie de calabozos rudimentarios (realizados con chapas) para alojar a la cantidad de detenidos que posteriormente fueron liberados o “chupados”.

“(…) me llevaron hasta donde estaban preparados los calabozos con chapas y ya habían detenidos, habían detenidos del día antes. Tripiana (…) un tal Calibar, estaba Porras y estaba Ozorio (…)” TESTIMONIO DEL SEÑOR ROBERTO LÓPEZ

 

“(…) no nos llevaron a las dependencias del ejército sino que nos llevan a la policía, allí en la policía nos tenían un tiempito y seleccionaban y de allí derivaban y dejaban o largaban.”

(…) fui un detenido legal, yo tengo una constancia firmada por un tipo de quinta categoría (…) A mí me detuvieron en la peluquería por que no tenían lugar no había camas y había mucha gente (…)”. TESTIMONIO DEL SEÑOR LUCIO OLMEDO, Hermano del abajo declarante Federico Olmedo).

 

“Me llevan a la sección de infantería (calle Maza), me llevan a mi, a mi hermano y al gerente de ‘La Colina’ (…). A mi y al gerente de ‘La Colina’ nos meten en ‘Tres Chapas’, eran una especie de calabozos improvisados hechos de chapa solamente, uno para cada uno, allí dormimos las primeras dos noches.” TESTIMONIO DEL SEÑOR FEDERICO OLMEDO

 

“Por que yo los vi torturando. Las sacaban [se refiere a las personas] a la noche y las torturaban toda la noche. Torturaban gente en infantería (…) El que nunca llego fue Ríos. Ríos no llego nunca. Yo lo vi en infantería envuelto en bolsas de arpillera que venían antes (…)” TESTIMONIO DEL SEÑOR CARLOS BERÓN LLANO.

 

COMISARÍA Nº 32      Volver

Ubicado en la Avenida Hipólito Irigoyen, entre calles 3 de febrero y Lugones. Era una edificación vieja, que en la actualidad ha sido reemplazada por un edificio de carácter privado.

La función que cumplió fue similar a la de infantería, solo que la cantidad de detenidos era mínima comparada con la primera. Desde sus dependencias (legales), los detenidos eran “Chupados” hacia otros centros para convertirse en detenidos-desaparecidos.

 “(…) Vinieron en un Falcón de la policía, todo bien legal. Me llevaron a la seccional 32º que estaba en la calle Irigoyen entre 3 de febrero y Lugones, en una casa vieja (…). Como a las 11 de la noche llegaron en un Fiat 125 de color celeste, sin patente. Y yo estaba mirando desde adentro, por eso vi el auto, pero cuando me fueron a sacar me vendaron los ojos (…)”. TESTIMONIO DE LA SEÑORA LUISA SAEZ.

 

“(…) Ahí estuve detenido, primero en la 32° [comisaría] que estaba acá en la Hipólito Irigoyen. Ahí había una casa donde funcionaba la 32°, ahora es un baldío. Yo estaba en los calabozos del fondo, y bueno, yo no sabía cuándo era de día y cuándo de noche; no podíamos estar parados, ni acostados, estábamos medio como en posición fetal, éramos tres (…) no comíamos. Tomábamos yerbeado; escuchábamos voces, yo me acuerdo de las voces de mi madre, gritando y preguntando por mí.” TESTIMONIO DEL SEÑOR GUILLERMO ROMANO.

DEPENDENCIAS DEL EJÉRCITO      Volver
(Sub-área militar 3316 del Ejercito Argentino)

Situado en el Distrito de Cuadro Nacional, sobre ruta 143. Dicho centro no abarcó la totalidad de las dependencias, sino una pequeña parte que comprendía una casa frente al edificio principal. Según algunos testimonios, usaron una casa sobre la misma ruta, siendo en la guardia donde los torturaban y los alojaban. Otros corroboran que cruzando la ruta, al final de las cuadras en un depósito era lugar de tortura.

La existencia de este centro como tal, fue corroborada por el poder Judicial de la Nación, en la detención del Sr. Oscar Armando Scanio entre los días 20-08-77 y 26-08-77.

“Bueno a mi me cayeron en la madrugada y me llevaron, allá donde tenían inteligencia militar, en frente al regimiento, que ahí tenían (…) frente al ejercito en una casita chiquita ahí me llevaron, por la misma calle mitre. Primero me tuvieron ahí en la guardia y después me llevaron para allá, venía el subteniente Linares y uno de la policía federal llamado Rólan (…)”

“Me acuerdo que había una salita, ahí nos tenían, porque habíamos dos, el otro era Hosbert, que también lo habían torturado estábamos tirados en el suelo, no teníamos camas, no teníamos nada, ahí nos tuvieron varios días y ahí mismo nos torturaban, en ese mismo lugar estuve como cuatro o cinco días y de ahí me llevaron a la 8° (…)”. TESTIMONIO DEL SEÑOR OSCAR A. SCANIO.

 

SANIDAD DE LA POLICÍA      Volver

Ubicada entre las calles Olascoaga y Avellaneda. Era utilizada como dependencia de enfermería para personal policial y sus familias, como actividad cotidiana y común. Detrás, se encontraban dos calabozos de 2x2m donde eran alojados los detenidos; los calabozos, y parte de lo que eran las habitaciones (era una casa antigua), fueron utilizadas como CCD.

“(…) llegaron en un fiat 125 de color celeste, sin patente yo estaba mirando desde adentro, por eso vi el auto, pero cuando me fueron a sacar me vendaron los ojos (…) y me llevaron en ese auto con los ojos vendados, me dieron diez mil ochocientas vueltas por San Rafael, como para que no me ubicase al lugar que me llevaban (…) y donde me llevaron era un lugar que figuraba como sanidad policial (…)”. TESTIMONIO DE LA SEÑORA LUISA SAEZ.

 

 

RADIO MUNICIPAL      Volver

Localizado en el segundo piso del palacio Municipal de Comandante Salas entre Belgrano y Bombal. Varios testimonios reconocieron el lugar por la escalera que precede al lugar donde se encontraba la radio.

Otras dependencias municipales (como la Secretaria de la Intendencia, el Concejo Deliberante y los baños municipales) fueron lugares de tormentos y tortura.

“(…) Barahona había venido a la radio municipal a hacer una denuncia de lo que estaba pasando en Malargüe y había subido a la radio y el sabía que esa escalera tiene una característica muy especial (…) entonces él cuando iba con los ojos vendados sabia donde estaba, él sabía que estaba en la radio municipal. (…) “

“(…) La radio municipal que esta en el mismo lugar (…) ahí se torturaba a la gente, que los empleados municipales dicen que ahí no se torturaba, claro se torturaba a las dos, tres de la mañana, ellos no estaban, pero ahí se torturaban (…) ahí lo llevaron a Barahona dirigente de Grassi de Malargüe, lo tuvieron más o menos unas tres horas torturándolo (…)”. TESTIMONIO DEL SEÑOR ROBERTO LÓPEZ.

 

“Fue a la noche, acá tienen que haber entrado tipo 19:00 hs, después se fueron hasta mi casa como hasta las doce o una, y me llevaron a la municipalidad, a la radio, donde me interrogaron. El interrogatorio fue muy bravo, muy bravo… preferiría no entrar en detalles, pero si existió la tortura física en todos los interrogatorios (…)”. TESTIMONIO DEL SEÑOR HECTOR MASSINI.

 

SECCIONAL 8 DE LA POLICÍA DE MENDOZA

Ubicada en dicho momento en la calle Maza entre Libertador y San Lorenzo.

 


Algunas víctimas refieren  en sus testimonios haber permanecido o haber pasado en su cautiverio por la cárcel de encausados sin ser declarado su paso por la misma, la Policía de Monte Comán , del Nihuil, Bomberos, por el Paraje Los Coronles en Cuadro Benegas y el Hospital.

El segundo juicio que comenzó el 29 de Diciembre de 2014 permitirá ahondar y recabar más información a través de los testimonios de víctimas, familiares y vecinos convocados a ser testigos del mismo. Muchos de ellos  fueron castigados bajo el yugo del silencio, no solo por el temor a ser reprimidos sino también por el miedo a la exclusión social en aquellos años. Identificando los centros de detención, la sociedad puede reconstruir identidades esfumadas por la máscara creada por el “no saber”. Porque el “no saber” ya no podrá ser excusa de indiferencia colectiva, ni de historia a medias; puesto que vivimos casi 40 años con una historia falsa, que decían que en San Rafael no pasó nada, el hoy nos da la oportunidad de reconstruir la memoria.

La memoria no debe, ni puede ser eludida, sino más bien refrescada, porque el refrescar la memoria es un proceso continuo de trabajo de todos los sectores; de modo que paso a paso recuperemos y construyamos valores perdidos como la solidaridad y la identidad colectiva robada.

 LAS HERIDAS DE LOS PUEBLOS SE CURAN CON JUSTICIA

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.

FUENTE: Trabajo de investigación realizado por la Prof. Cecilia Centeno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>